En las zonas polares, las bajas temperaturas hacen muy dificil la vida, especialmente durante el invierno. La estación más favorable para el desarrollo de la actividad vital es el verano, aunque las temperaturas siguen siendo muy bajas.
Los biomas de las zonas frías se caracterizan por tener escasa diversidad biológica, es decir, hay pocas especies, aunque cada una puede estar formada por numerosos individuos. Dentro de las zonas frías pueden distinguirse tres tipos de paisajes: zonas heladas, tundra y taiga.

Las zonas heladas

En campos de hielo permanente se encuentran ecosistemas simples. Sobre la nieve antigua se desarrollan algas, los nutrientes tienden a concentrarse a medida que nieve y hielo se evaporan. Algunas de estas algas son de color rojo brillante.
Existen ecosistemas marinos activos en el hielo y en el agua, debajo del gran mar de hielo que cubre el océano polar. Un ecosistema diversificado de algas y pequeños consumidores, viven en el lado inferior del hielo; estos sistemas utilizan luz solar que penetra en el hielo durante el verano, como fuente de energía. Las aguas que fluyen por debajo del hielo también acarrean materia orgánica producida en otros lugares, abasteciendo alimento para una gran población de peces. Muchos mamíferos marinos viven de pescado; así, focas, orcas y osos polares están en la cumbre de la cadena alimenticia polar.

Tundratundra.jpg
Al sur del hielo polar, donde la superficie se derrite por una corta temporada, se desarrolla la tundra. Este ecosistema se caracteriza por una alfombra de musgo y líquenes esparcidos junto a hierbas de floración y arbustos bajos. Durante el verano, alrededor de 10 a 15 cm de la tierra se descongela. El suelo, por debajo de esa profundidad permanece helado y se denomina permafrost. El proceso alternado de congelamiento y fusión en la superficie del suelo, produce un pequeño ciclo, durante el cual el nivel de suelo se eleva y baja nuevamente. Este movimiento ayuda al ciclo de nutrientes.
Durante el corto verano, el sol permanece en el cielo por aproximadamente 24 horas cada ida, Esto significa que las plantas pueden continuar con la fotosíntesis la mayor parte del tiempo. Grandes cantidades de productos de la fotosíntesis se producen y almacenan en esta estación. La materia orgánica acumulada es capaz de sostener a los consumidores.

Taiga
Al sur de la tundra se encuentra un bioma forestal frío. Este área tiene veranos más largos y una mayor cantidad de especies de plantas y animales que en la tundra. Así como la tundra tiene solamente plantas pequeñas como productores, la taiga es un bosque perenne. Coníferas perennes están adaptadas a esta área y pueden continuar con la fotosíntesis aún cuando la temperatura baja a nivel de congelamiento. Esta vegetación es capaz de soportar poblaciones de grandes animales. Conejos, venados, alces y roedores son capaces de utilizar los productos de la vegetación y mantener grandes poblaciones. Las grandes poblaciones son aptas para soportar una extensa variedad de carnívoros. Son comunes a esta área el lince, el puma, lobos, osos y variedades de halcones y águilas. Diseminados dentro de la vegetación taiga existen numerosos lagos, en áreas bajas dejadas al retirarse los glaciares cientos de años atrás. Las plantas acuáticas en estos lagos y lagunas son importantes para soportar la gran cantidad de aves acuáticas que emigran en verano. Estos lagos también soportan al gran miembro de la familia de los venados, el alce.